Botox ® es la marca del medicamento compuesto por la toxina botulínica tipo A (BTX-A) y, actualmente, bajo este nombre, se reconoce uno de los tratamientos más utilizados en rejuvenecimiento facial. La principal característica de este procedimiento es que no es invasivo, y actúa sobre los músculos de la expresión facial, disminuyendo la fuerza de contracción de estos músculos. Con ello, se logra reducir las líneas de expresión que se producen al gesticular. Ver más

Manejo Pre Post Operatorio

Al tratarse de un procedimiento simple, el o la paciente no necesita preparaciones especiales previas a la aplicación de la toxina botulínica. Sí recomendamos que asistan sin maquillaje, ni patologías asociadas a la piel facial (herpes, acné severo, infecciones, etc.).

En el post-aplicación sí se debe tener algunos cuidados especiales. En primer lugar, durante la primera hora posterior a la aplicación, el (la) paciente debe gesticular y movilizar los músculos tratados con toxina botulínica, para que así se embeban con el medicamento, y su efecto sea más duradero.

En segundo término, se requiere no colocar la piel facial en posición horizontal, es decir, no recostarse, agacharse, y evitar estas posiciones (como por ejemplo, no lavarse el pelo en peluquerías). El motivo de esta indicación se debe a que el BTX-A (Botox ®) debe permanecer sólo en los lugares donde se aplicó, para evitar que se difunda a áreas que no se quiere tratar. Cumplir esta indicación evita una de las complicaciones más temidas, que es la caída de los párpados superiores con dificultad para abrir los ojos.

En tercer lugar, se debe evitar maquillar o masajear las zonas tratadas, por las mismas razones anteriormente mencionadas, como también no utilizar alcoholes o perfumes con base alcohólica en las áreas tratadas, ya que se inactiva el efecto del BTX-A (Botox ®). Esto debe tenerse en cuenta durante las primeras 24 horas después del tratamiento.

Por último, posterior a la aplicación del BTX-A (Botox ®), se sugiere no realizar ejercicios ni actividades físico-deportivas.

Existen tratamientos que dependen de cada causal. Para obtener mejores resultados, normalmente combinamos varias técnicas; de hecho, el BTX-A (Botox ®) se combina con técnicas de relleno, láser, antioxidantes y otras. La toxina botulínica de tipo A se utilizaba hasta hace algunos años como complemento de diversos procedimientos. Sin embargo, en la actualidad, utilizamos el BTX-A (Botox ®) como punto de partida, al que se añaden variados complementos.

Sabemos que a cierta edad, usualmente después de los 35 años, los músculos faciales van dejando en el rostro rastros, marcas y líneas de expresión que son normales en todos nosotros con el paso del tiempo. Por lo mismo, el BTX-A (Botox ®) resulta ser un tratamiento precoz en cuanto a envejecimiento. Muchas personas solicitan estos tratamientos desde esa edad, para luego ir combinando con otras técnicas, ya sean quirúrgicas, no quirúrgicas, Dermalift, etc. Lo importante es que tenga siempre en cuenta las distintas alternativas, partiendo desde el BTX-A (Botox ®), la más efectiva, y luego combinando de acuerdo a su comodidad.

La hiperhidrosis es una enfermedad poco conocida que consiste en la sudoración excesiva de las glándulas sudoríparas.

Aunque no están claras las causas, se sabe que puede ser determinada genéticamente, produciéndose por una actividad mayor de nuestro Sistema Nervioso autónomo, que no es controlado por nuestra voluntad; todo ello se expresa en nuestra piel con un aumento de la sudoración.

Cerca de un 1% de la población sufre de este mal, que habitualmente se presenta con la pubertad, y que puede durar toda la vida. Desde 2001, se ha demostrado que la aplicación de BTX-A (Botox ®) mejora esta enfermedad, ofreciendo una terapia no invasiva, a través de pequeñas inyecciones en las zonas afectadas, con lo cual mejora la calidad de vida tanto social como profesional y mental.

Nuestra experiencia nos ha mostrado el cambio en la vida de cada uno de nuestros pacientes con este problema. La vida cotidiana se ve afectada profundamente, haciendo difíciles situaciones que para cualquier otra persona serían simples. Cientos de pacientes se sienten muy satisfechos con estas intervenciones, que les permiten recuperar su confianza y autoestima consigo mismos y quienes les rodean.

El procedimiento consta en inyecciones de este medicamento en diferentes lugares de la piel facial, que normalmente se hace en nuestras instalaciones médicas asépticas, bajo normas de seguridad, especialmente habilitadas y autorizadas por el Ministerio de Salud para realizar este tipo de procedimientos.

Cualquier persona puede ser potencial paciente para este tratamiento. Pero, como en toda intervención médica debemos realizar un análisis exhaustivo, ya que cada paciente se transforma en un caso particular de cada paciente en particular. Así, logramos determinar si usted tiene indicación para el uso de la toxina botulínica de tipo A. Permítanos ser sus consejeros en esta determinación.